Textos

Historias de amor de la chica de la quinta planta: Amores platónicos de instituto (parte I)

Cuando Claudia entró en el instituto, tenía muchas ganas de conocer gente nueva, aunque se llevó una sorpresa al ver casi a la mitad de sus compañeros de colegio estaban en su misma clase. Por un lado le gustaba, de esa forma no saldría de su zona de confort, pero por otro, no podría demostrar todo lo “guay” que era.

En su primer instituto, Claudia tuvo que aguantar muchas tonterías de sus amigas, estas se habían fijado en un chico mayor, y cuando salían de clase solían seguirlo hasta su casa. Además, en San Valentín, le escribieron una carta anónima. Claudia se sentía mayor, pero quizás no tanto como sus amigas, pasaba de perseguir a chicos mayores hasta su casa, y le daba muchíssima vergüenza mandar cartas anónimas, como si quien las recibiera fuera a adivinar quién la había escrito.

En su segundo año de instituto Claudia estaba más confiada, consiguió motivarse muchíssimo, además, tenía muy buenas profesoras. Fue en una clase a Matemáticas cuando vio por primera vez a Jorge. Nunca lo había visto por el instituto, y curiosamente, uno de los últimos días del primer trimestre, este acabó haciendo un examen final de la asignatura a la vez que ella daba clase. Claudia lo pilló copiando y él se dio cuenta, pero no se chivó.

Conforme pasaron los meses empezaron a coincidir de vez en cuando por los pasillos, bueno, realmente, Claudia llegó a hacerse un calendario con los días que lo veía y dónde, así el día que no quisiera encontrárselo podría evitarlo. Porque hubo de esos días, sobre todo cuando sus amigas empezaron a investigar sobre él, llegaron a descubrir su nombre, y dónde vivía, curiosamente en unos pisos frente a la casa de Claudia. Y también llegaron a gritarle a Jorge en el patio que a Claudia le gustaba, incluso se lo contaron a un profesor que tenían, …

Durante el resto del año Claudia evitó encontrarse con Jorge, por toda la vergüenza que le habían hecho pasar sus amigas, pero siempre esperó, que un día, se acabaran encontrando  y conociendo.

Os confieso que pasaron años, pero llegó un momento en el que después de cruzarse mucho por la calle, Claudia y Jorge se conocieron, incluso se veía que él estaba interesado en ella, pero a ella ya no le gustaba, no era la chica tímida y ridiculizada del instituto.

 

Anuncios

Un comentario sobre “Historias de amor de la chica de la quinta planta: Amores platónicos de instituto (parte I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s